Emile Bouchon
descubre Chile en el Siglo XIX
Nuestra historia comienza con el sueño aventurero de un joven francés hace casi un siglo y medio atrás. A los 22 años de edad, Emile Bouchon dejó su hogar de pequeños vitivinicultores en Arveyres, cerca de Burdeos, Francia, para embarcarse en la primavera de 1887 en un buque con rumbo a Chile.
Emile venía contratado como asesor enológico de la por aquel entonces reconocida Viña Vigouroux. Ahí, se destacó por sus técnicas y conocimientos traídos desde su natal Francia, y rápidamente fue adquiriendo renombre como vitivinicultor.

leer más

Tras largos años de esfuerzo, logró adquirir la Viña Angostura, una antigua bodega del valle de Colchagua, en donde cultivó las variedades típicamente francesas de Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot y Sauvignon Blanc, transformándola en una de las viñas más reconocidas de la época.
Emile contrajo matrimonio con Germaine Fauré, que provenía de una familia francesa que llegó a Chile en busca de nuevas oportunidades como él, con quien tuvo cuatro hijos. Los dos hombres, Abel y Antonio, estudiaron Agronomía en la Universidad de Chile y mantuvieron la tradición vitivinícola de la familia, tal como años después lo haría Julio, hijo de Antonio.
Julio Bouchon
y su cariño por el Maule
Al igual como su abuelo lo hizo casi un siglo antes al abandonar su natal Francia rumbo a un indómito Chile, Julio Bouchon S. decidió embarcarse en la búsqueda de un nuevo terroir para continuar el proyecto vitivinícola de Bouchon.
Fue así como se entusiasmó perdidamente con los suelos arcillosos del secano costero del valle del Maule, en plena Cordillera de la Costa, adquiriendo en el año 1977 el fundo Mingre.

leer más

Por aquel entonces, Mingre tenía 120 hectáreas plantadas con viejas parras de las cepas País y Carignan, acompañados por una casona de mediados del siglo XIX, una bodega de vinificación con tanques de cemento y sencillas construcciones de adobe, en donde todo ocurría gracias a la dedicación y cuidado de sus trabajadores, la gran mayoría nacidos en el propio fundo.
En Mingre, Julio Bouchon S. plantó variedades típicas francesas como Cabernet Sauvignon e introdujo nuevas tecnologías y prácticas para lograr cada vez mayor calidad, incorporando con este fin a principios de la década de los noventa cubas de acero inoxidable, una planta isotérmica y una línea de embotellado.
La cuarta generación
Bouchon sale al mundo
En Bouchon, la familia es origen, presente y proyección. Un joven Julio Bouchon L. se unió al proyecto familiar a mediados de la década de los noventa. Sus hermanos Juan y María lo hicieron un decenio más tarde.
La cuarta generación se sumó en plena época en que Bouchon comenzaba a exportar sus vinos al mundo y en que se necesitaba una mirada joven que ensamblará tradición y modernidad..

leer más

Desde sus respectivas profesiones y vivencias, los tres hermanos se complementan. Pero lo hacen desde un mismo origen: junto a su padre presenciaron cómo la poda ocurre al compás del invierno y con él también probaron las uvas en la vendimia para comprobar su maduración.
En el año 2014, los hermanos Bouchon Lyon dan un nuevo paso y re-lanzan el proyecto “Las Mercedes”, donde están creando vinos que representen lo que a ellos les gusta, con libertad y un sello propio.