Vino espumoso: 4 datos para conocerlo mejor

  • Espumante
  • 12 marzo, 2020
  • 0

 

 

Los vinos espumosos, también conocidos como espumante, son aquellos que contienen gas disuelto debido al proceso de elaboración que los diferencian de los vinos secos. Esta gasificación se puede dar de forma natural o por manipulación artificial. Te invitamos a conocer estos 4 datos sobre los vinos espumosos.

 

4 datos sobre el vino espumoso que debes saber

Este tipo de vinos es frecuente en celebraciones especiales y puede encontrarse en cepas de vino blanco, rosado e incluso tintos, pero… ¿sabes cuál es la diferencia entre el vino espumoso y el champagne? ¿por qué los vinos gasificados son considerados diferentes a los espumosos? o ¿de dónde proviene el CO2 de los espumosos?

 

1. Los vinos espumosos y el Champagne

Los vinos espumosos suelen ser confundidos frecuentemente con el Champagne, y aunque parezcan ser lo mismo por su composición y elaboración, existe una diferencia marcada entre ambos, y es que los vinos espumosos pueden ser producidos por cualquier viña alrededor del mundo, mientras que el Champagne se limita a la región homónima localizada en Francia.

 

La mundialmente famosa Champagne es una denominación de origen, por lo que llamar Champagne a un vino espumoso que no provenga de esa región es un error en toda su extensión.

 

2. La gasificación de los vinos espumosos

El gas presente en los vinos espumosos se consigue por medio de una segunda fermentación del vino que se hace dentro de la botella cerrada. Aunque en ocasiones, esa segunda fermentación se produce en depósitos cerrados como cubas de acero inoxidable.

 

Esta segunda fermentación se puede conseguir añadiendo azúcar, embotellando el vino antes de que haya terminado de fermentar, o cerrando la cuba de fermentación antes de que termine este proceso.

 

Cualquiera sea el método aplicado, el CO2 obtenido no podrá salir, por ende se disolverá en el líquido, dando como resultado un vino espumoso.

 

3. Vinos espumosos vs. Vinos gasificados

Como se explicó anteriormente, los vinos espumosos obtienen su gasificación de forma natural por medio de una segunda fermentación, mientras que los vinos gasificados obtienen el CO2 de forma añadida artificialmente, de la misma manera que lo obtienen las bebidas gaseosas.

 

4. Clasificación según su gasificación

En la producción de vinos espumosos existen 3 tipos de clasificación según su gasificación:

 

– El tradicional, también conocido como Champenoise, consisten en una segunda fermentación una vez que el vino ha sido embotellado. Este es el método utilizado en la producción de Champagne, considerado el mejor del mundo.

 

– El charmat o granvas: en este caso, la segunda fermentación del vino se hace en grandes tanques, y una vez que se ha gasificado, se embotella. Es más económico y sencillo que el método tradicional y el resultado obtenido es de excelente calidad.

 

– Gasificado: en este método los vinos reciben gas directamente por inyección artificial, dando como resultado burbujas más gruesas y menos integradas que en método tradicional o el charmat.

 

Te puede interesar: Vitivinicultura: tipos de plantaciones clásicas.

Puedes leer: Catar vinos: ¿cuál es la temperatura ideal de servicio de los vinos?

Compartir:

Carignan: 6 cosas que debes saber sobre esta cepa

Sé el primero en comentar “Vino espumoso: 4 datos para conocerlo mejor”